13/12/17

: Amistad asta el fin

Nombre*:Kevin Javier reyes Zamarripa
Género*:Romántico
Título*:Amistad asta el fin
Cuento:Eran dos y en efecto se hubiera creído mellizos sin en bargo Pedro y María eran solo amigos con esa amistad de la infancia mas fuerte que el acero, que nacieron el mismo día y tomados de la mano recorriendo los senderos de la vida juntos entraron a la escuela, juntos hicieron su primera travesura, juntos recibieron sus primeros golpetazos y juntos hicieron su entrada al mundo.

Al llegar de ser adultos corrieron la vida borrascosa de solteros como eran tan grandes amigos y casi nunca se querían separar y eso a sus padres no les gustaba que se juntaran un día Pedro y María se salieron de sus casas sin permiso ya que ellos dos se amaban y no querían estar separados.

Unos días después Pedro le pidió la mano a María y María acepto sin ningún problema.
-espera dijo María nuestros padres se enfadaran.
-es un buen punto María dijo Pedro llorando de tristeza que vamos hacer María.
-no lose respondió María.
Juntos tomados de la mano corrieron Asia sus padres para que aceptaran su matrimonio pero los padres no aceptaron, pero no importaba su amor seguía en secreto.

Un día decidieron irse de sus casas a un lugar muy lejano de sus padres donde se casaron
Y duraron mucho tiempo.

Durante muchos meses sus padres los buscaron pero no los encontraban un día Pedro decidió ir de compras pero sus padre lo vieron y cuando Pedro regresaba a su casa y sus padres lo siguieron donde los encontraron donde los incitaron a que se separan pero ellos no querían.

Los papas de cada uno los tomo de las manos y los jalaron para sepáralos pero Pedro y María no querían separarse.

Pedro con el corazón palpitante y la voz trémula pregunto
-¿Por qué no aceptan vuestro matrimonio? halo que respondieron.
-no lo podemos permitir ella no esta a tu altura respondieron.
-!no me importa yo la amo¡¡ respondió Pedro abrasando a María.
Pero los padres no aceptaban su matrimonio, así que María y Pedro se echaron a correr y sus padres los corretearon y al final los atraparon y los llevaron a su casa separándolos.

Después de mucho tiempo de no verse María estaba muy deprimida y no sabia que hacer y decidió matarse se subió al techo mas alto y se dejo caer después a Pedro le dieron la noticia y se sintió tan mal y dijo.
-papa porque nos separaste, por tu culpa María murió ¡por tu culpa¡¡ dijo Pedro llorando de tristeza así que el también decidió matarse porque el se sentía muy terrible.

Después de la muerte de Pedro los padres llorando de tristeza prometieron no meterse en las relaciones de sus hijos y dijeron
-les hubiéramos echo caso.
Después de muchos años los padres tuvieron nuevos hijos y sus hijos tuvieron hijos y tuvieron una gran familia y vivieron felices por siempre.


Follow @emfteam on Twitter | Facebook
Powered by EmailMeForm



9/12/17

: La Nave Blanca

: EL REVENTÓN DEL GLOBITO

Nombre*:Carlos Valdés Martín
Género*:Infantil
Título*:EL REVENTÓN DEL GLOBITO
Cuento:Había una vez… un Globito pequeño que reposaba pero triste y ocioso. Vacío de aire se advertía recién fabricado. Abrió su mirada asombrada y alrededor vio a sus congéneres globos abultados pero ligeros, con brillo en sus curvas y meciéndose con la brisa. En la pasividad de su cuerpo flácido Globito sintió tristeza pero pronto descubrió el remedio para su languidez. Arrastrándose acudió hasta una máquina expendedora para recibir aire simple y natural.
Tras aspirar una bocanada Globito se sintió contento y vitalizado, así que solicitó más.
Sintió una alegría súbita y pidió todavía más, pensando en silencio: "Esto es lo máximo, de aquí viene la alegría, ahora entiendo a los globos hinchados y presumidos que rebotan contra los muros"
Recibió más aire y sintió esa consistencia elástica de sus paredes, adquiriendo una redondez que jamás había sentido.
Pidió:
—Quiero más.
El Expendedor le recomendó:
—Con cuidado, ya está bastante inflado.
No le parecía eso al Globito:
—Quiero más, todavía más.
Objetó el Expendedor, pero accedió a la petición:
—Creo que es demasiado, pero lo haré si usted paga extra.
—Sí, sí yo pago, y no detenga si yo no lo ordeno.
En su interior el Globito sintió la euforia de su cuerpo completamente lleno, el estiramiento superior de sus paredes de hule, y pensó:
—Pronto me remontaré por los aires a la máxima expansión posible, no sé cómo miré mi primera luz sin estar bien inflado; nunca volveré a estado desinflado.
Y le dijo al Expendedor:
—Siga, siga.
Mientras el expendedor hacía una mueca de preocupación, siguió la orden... Hasta que sucedió lo inevitable. Las paredes se reventaron en un instante y con un ruido estruendoso del Globito solamente quedó el recuerdo.
Moraleja: Hay quienes no aceptan límites cuando son sus gustos, por ejemplo, entonces si beben o drogan se imaginan que la euforia se incrementa con más dosis y que eso dará felicidad: error fatal. Y cuando pienses en fiesta y "reventón", acuérdate del desgraciado Globito.


Follow @emfteam on Twitter | Facebook
Powered by EmailMeForm