15/8/17

: Visita al INDAUTOR

Nombre*:VERONICA COLIN MELENDEZ
Género*:Microrrelato
Título*:Visita al INDAUTOR
Cuento:
Visita al INDAUTOR
Retrato


Dos autobuses repletos de aspirantes a Ingenieros en Sistemas, que buen recuerdo quedó en mí de sus modales. La idea era conocer como parte de la asignatura Metodología de la Investigación; cómo registrar sus bases de datos al finalizar un esquema de trabajo. No esperaban a tanta gente en el INDAUTOR pero aun sin aviso, nos recibieron. Pensaron que se trataba de una manifestación. Me pasaron a algunas oficinas antes de asignar a alguien para explicarnos el esquema de registro y contestar algunas preguntas de parte de los alumnos. Aproveché para dar de alta mi primer libro. El pago por el trámite es muy modesto.

Antes de subir nuevamente a los autobuses compramos baguettes, nos quedaban $300 pesos del pago del transporte. Ofrecimos esa cantidad a los choferes para hacer una parada en Chapultepec del lado donde está el Museo de Arte Moderno. Estuvieron jugando algo así como dos horas, mientras eso ocurría, comí y visité el museo.

Al finalizar mi recorrido, di señal de regreso y todos tomaron su lugar. Aunque me mantenía a distancia, lo disfruté tanto como ellos. Completos, sanos y salvos regresamos al TESCI.

14/8/17

: Visita al periódico Excelsior

Nombre*:Verónica Colín Meléndez
Género*:Microrrelato
Título*:Visita al periódico Excelsior
Cuento:
Visita al periódico Excelsior
Retrato


Nos encontramos con la Profesora de Comunicación en la escultura del caballito en Paseo de la Reforma. De un sistema parecido al any call para redactar los artículos y un esquema de photoshop. Pasamos a otro espacio donde se hacían placas de metal con lo que se enviaría a impresión.

Un negocio sustentable quedó en manos de una viuda. Se cayó en dificultad para enfrentar los compromisos económicos. Ante la imposibilidad de pagar la indemnización de sus empleados; se les pagó con la empresa y nació una nueva Sociedad Cooperativa.

Era un tiempo de mayor seguridad. Era sencillo que nos permitieran el acceso a las empresas como fue el caso del periódico Ovaciones y Alpura.

9/8/17

: Guanajuato

Nombre*:VERONICA COLIN MELENDEZ
Género*:Microrrelato
Título*:Guanajuato
Cuento:
Guanajuato
Retrato


Visitamos el lugar en época del festival Cervantino. Llegamos por la mañana, la noche la habíamos pasado en un hotel de Irapuato. La gente es amable, desayunamos corundas, son unos tamales pequeñitos; en Michoacán los sirven haciendo las veces de tortillas para acompañar los guisos.

Se veían muchos grupos de estudiantes, algunos pasan la noche en el transporte en el que van y buscan algún sitio de renta sólo para bañarse.

La plaza principal es algo similar a Guadalajara o el centro de la Ciudad de México, ahí te ofrecen recorridos. Tomamos uno a un museo donde había artefactos de tortura haciendo alusión a la Santa Inquisición, las guías vestían de negro, nos llevaron después, a donde vendían dulces típicos.

Al regresar del paseo fuimos a una especie de bazar donde estaban a la venta toda clase de objetos como recuerdo del festival.

8/8/17

: La Huasteca Potosina

Nombre*:VERONICA COLIN MELENDEZ
Género*:Microrrelato
Título*:La Huasteca Potosina
Cuento:
La Huasteca Potosina
Retrato

La forma en que llegamos fue muy arriesgada pero no sabíamos otra, un movimiento en falso y al precipicio. Ya llegando consideré que la mejor opción hubiera sido tomar un avión hasta Tampico y luego autobús hasta llegar a la Huasteca Potosina.

Los escenarios son parecidos a las imágenes del Paraíso que se muestran en los libros, hay muchas cascadas. No requerimos de reservación para tomar un buen hotel en Ciudad Valles. Al lado había un restaurante que su principal atractivo era su pan dulce. La comida se sirve abundante y se puede repetir porción.

Conseguimos un paseo guiado al Jardín Surrealista de Sir Edward James. Era un momento difícil: Mi papá estaba por morir, no lograba embarazarme y relativamente pronto se publicaría mi primer libro.

Las personas que nos tocaron por compañeros de viaje fueron muy agradables. Había un puente lleno de la Flor de Lis, comentaron que era un símbolo de la realeza y también un símbolo de fertilidad así que con mucho gusto me monté en él. Mi papá murió, quince días después supe que estaba embarazada, cuando mi niño nació se publicó mi primer libro.

6/8/17

: Playa azul

Nombre*:VERONICA COLIN MELENDEZ
Género*:Microrrelato
Título*:Playa azul
Cuento:Playa azul
Retrato


Bikini, cabello suelto y la desinhibición propia de una niña de cinco años. Así es nuestro modo, viajar en temporada baja y en todo lo posible a donde casi nadie vaya.

Tomé como pasatiempo elegir las piedras que más me gustaron para llevármelas a casa. Todavía al salir de Licenciatura había muchas en el jardín. La gente es muy amable, hay comida en abundancia y el dueño del hotel ha tenido cercanía con nosotros, guarda muchas piezas de plata en bruto.

En el área de comida; una señorita muy amable quiso darme algo y se lanzó al mar para atrapar a lo que llamó: Chiquiliques, los echó en mi cubeta de juguete y aparentemente los cocinaría al día siguiente pero se murieron.

No recuerdo calor abrumador ni cosas que no me gustaran, no tengo memoria de cuántos días fueron, pero fueron suficientes para descansar. No había artesanías ni cosas que llevar de recuerdo. Lo más hermoso es que en ese momento la playa fue nuestra.

3/8/17

: IXTAPAN DE LA SAL

Nombre*:VERONICA COLIN MELENDEZ
Género*:Microrrelato
Título*:IXTAPAN DE LA SAL
Cuento:
Ixtapan de la Sal
Retrato

Cuando llegan los momentos amargos se te olvida el tiempo en que tu vida ha sido una fiesta y en mi vida ha habido fiestas prolongadas.

En el último año de secundaria llegaron los 15 años y la necesidad de decidir el rumbo hacia la profesión elegida porque entonces lo común era enlazar el bachillerato para tener el perfil que requería la educación superior. Como regalo de término de ciclo, el Profesor de danza nos llevó al balneario más conocido en Ixtapan de la Sal, Estado de México.

De un sitio a otro, de una alberca a otra, quien sabe cuántas veces me subí al trenecito. Cuando acaba la escuela no vuelvo a buscar a nadie pero si recuerdo a mis compañeros y a veces no entiendo porque nos llamaban tanto la atención, realmente éramos chicos muy bien portados. No hubo percance alguno.

Cada quien comió por su lado, llegamos ya muy noche y los bistecs del Profesor tuvieron que esperar al día siguiente para degustarse en un parque porque ese día algo ocurrió y no nos reunimos para tal fin; cosa que molestó a algunas mamás. Como sea fue bueno vivirlo, con los años todo te causa alergia y no vuelves a entrar con nadie a una alberca.